martes, 21 de julio de 2009

JALA JALA

Sabéis todos lo que me gusta mi trabajo. Especialmente cuando salen adelante proyectos personales que me motivan de una manera más precisa. Hoy ha sido uno de esos días. Hemos organizado en la concejalía una jornada de municipalismo con alcaldes colombianos, casi treinta, a los que les hemos mostrado el municipio, su organización y algunas de sus dependencias. La actividad, más allá de lo señalado, ha sido muy gratificante por el calor de la gente que nos visitaba. Creo que todo el mundo estamos en este planeta para conocer gente, sino no nos habrían dotado de lenguaje y de la capacidad de comunicación. No hay nada como compartir el diálogo, aprender de los demás, escuchar y crecer. Hoy ha sido un día genial en toda regla.



Al finalizar las jornadas, nos hemos ido a compartir mesa y mantel para seguir conversando. El día, ya os digo, ha sido de lo más prolífico. A mitad tarde me he regresado a casa para ponerme al día y descansar algo. Luego, breve comisión de Interior en el Ayuntamiento. Y al acabar, con Jarillo, nos hemos ido de tapeo, mano a mano, y luego a una cena en Jala Jala. El lugar es una discoteca colombiana que hay en Valencia. Allí, los encargados del viaje habían organizado una fiesta colombiana con cena y nos han invitado a conocer las bondades de su país, de su gastronomía y de su fiesta, de su música.

No hará falta que os diga que no hemos parado de bailar, acompañados de ron colombiano y hielo. La fiesta ha ido creciendo hasta que nos ha tocado retirarnos a casa, llego ahora que os cuento esto...



Por este tipo de cosas, por estas fiestas, pero sobre todo por la cantidad de gente de otros lugares que puedes llegar a conocer es por lo que proyectos como el de hoy le animan a uno a seguir haciendo lo que más me gusta. Y a mí, como sospecháis, lo de hoy me ha gustado tanto... Habrá que repetirlo, sin duda alguna. Me voy a dormir contento (y cansado).